OPINION

MAURO GIL VS MELVIN OLIVARES: ¿QUIEN SERA EL MVP?

Por Victor R. Camacho @LIGAPLENITUD (Twitter) Ligaplenitud Baloncesto  (Facebook) www.ligaplenitud.net No cabe duda que el MVP de...

viernes, 5 de mayo de 2017

¿ES ISAIAH THOMAS LA SUPERESTRELLA QUE BUSCABAN LOS CELTICS?



WWW.LIGAPLENITUD.COM

Prácticamente, desde el momento en el cual los Boston Celtics canjearon a Kevin Garnett y a Paul Pierce a los Brooklyn Nets, Boston no ha parado en su búsqueda de su próxima gran estrella.


Con los puestos de selección de lotería adquiridos de parte de los Nets en ese canje como piezas de negociación, los Celtics han estado vinculados a especulaciones sobre el destino de cada jugador de calibre estelar que ha cambiado de equipo durante los últimos dos años. Consiguieron a uno de ellos, Al Horford, a través de la agencia libre. Buscaron a Kevin Durant el verano pasado e hicieron ofertas por Jimmy Butler y Paul George en la fecha límite de negociaciones de este año. Gordon Hayward será un objetivo en la próxima temporada muerta.

Aún así, después de un juego histórico por parte de Isaiah Thomas, cuyos 53 puntos en la victoria del Juego 2 del martes sobre los Washington Wizards y quedando a uno del récord de anotaciones en un juego de playoff, propiedad del legendario John Havlicek, vale la pena preguntarse si los Celtics siguen buscando una superestrella. ¿Acaso ya tienen una en su roster?

Boston adquirió a Thomas proveniente de los Phoenix Suns por el contrato casi concluido de Marcus Thornton y por lo que se convirtió en la selección No. 28 del draft de 2016 (usado como parte de un cambio en plena noche del draft con los Sacramento Kings, quienes se hicieron de los servicios de Skal Labissiere, con los Suns ascendiendo del No. 13 al 8 para hacerse con Marquese Chriss.

Al momento del cambio, nadie se imaginaba que los Celtics recibían a una estrella.

A ese punto, Thomas se unía a su tercer equipo en menos de un año después que esos mismos Kings habían declinado el igualar la oferta de Phoenix a Thomas en la agencia libre restringida. (Los equipos hicieron un pacto de firmar y cambiar que le valió a Sacramento una excepción de canjes y los derechos de Alex Oriakhi, quien aún no ha jugado en la NBA).

De algua manera, el mercado había subestimado a Thomas, quien ya había mostrado la habilidad de anotar de forma eficiente en altos volúmenes durante sus tres años con Sacramento. Alcanzó 20.3 puntos por partido en 2013-14 con un porcentaje verdadero de tiros de .574. Los gerentes generales de la Liga no podían ver más allá de la altura de Thomas de 1,79m, o la noción que no era un distribuidor lo suficientemente capaz en la posición de base.

Cuando Thomas irrumpió como digno de ser considerado para el Juego de Estrellas en la campaña pasada, fue más un asunto de oportunidades que se le presentaron (jugando más de 32 minutos por encuentro en un equipo contendor) que un nuevo nivel de desempeño. Sus estadísticas avanzadas fueron similares a lo hecho en Sacramento, aunque con un poco más de uso y menos de eficiencia.

Esta temporada, fue algo diferente. Al mejorar sus tiros de 3 y la habilidad de conseguir faltas cerca del aro, al igual que aprovechar los nuevos espacios producto de la llegada de Horford, Thomas pudo incrementar su aporte a la ofensiva de Boston a un 34 por ciento de tasa de uso (tope personal) al igualar su eficiencia, de por sí sólida. Su porcentaje verdadero de tiros de .625 también fue una nueva marca de por vida.

Como hemos apuntado, Thomas tuvo una de las 10 mejores temporadas en la historia moderna de la NBA en lo que a anotaciones se refiere en cuanto a combinar volumen con eficiencia. Fue, sin lugar a dudas, una estrella, si no una super estrella.

Thomas, sobresaliente en la prueba final

Incluso, después de la gran campaña de Thomas, persistía un aire de escepticismo. ¿Podía hacer cosas así en la postemporada, al enfrentarse a defensores más altos y defensivas con tiempo suficiente para desarrollar un plan de juego específico contra él?

Si bien las dificultades previas de Thomas en playoff pasados fueron sobredimensionadas, y la muestra entera es de 10 partidos, su porcentaje de tiros verdaderos bajó de .579 en la temporada regular a .514 en los playoff en 2014-15 y de .568 a .519 el año pasado. Aunque Thomas no ha podido igualar del todo su eficiencia en la temporada regular en esta ocasión, su porcentaje verdadero de disparos de .595 es aún excelente. Entre los anotadores de alto volúmen con una tasa de uso de 30 por ciento o mayor en los playoff, el porcentaje de tiros verdaderos de Thomas está en sexto lugar, lo que lo coloca en un club de élite.

 

Esto no debería sorprender a nadie. La comparación más cercana para el tipo de defensiva a la cual Thomas y otros altos anotadores se enfrentan en los playoff llega en los cuartos periodos de encuentros de campaña regular, y se ha ganado el apodo del "Rey del Cuarto Tiempo" por sus grandes actuaciones este año.

Aunque si bien Russell Westbrook, favorito para el MVP (10.0 puntos por partido en el cuarto tiempo), terminó superando a Thomas (9.8) como mayor anotador en el periodo final esta temporada, Thomas hizo casi tantos tiros clave como él. De hecho, como consecuencia de la eficiencia superior de Thomas en dichas situaciones, terminó liderando la liga en probabilidad agregada de triunfos, basado en los cálculos de Inpredictable.com de cómo sus tiros, sus viajes a la línea de tiros libres y tomar pérdidas de balón mejoraron los chances para los Celtics de hacerse con el triunfo. Las 11 victorias agregadas de Thomas fueron casi dos más que las ostentadas por CJ McCollum, base de los Portland Trail Blazers y quien está en segundo lugar en esta categoría.

Un grupo de escépticos quizás no se convenza hasta que Thomas pueda tener éxito en un escenario mayor, como un enfrentamiento contra los campeones defensores, los Cleveland Cavaliers, en las finales de conferencia. Basados en todo lo conseguido por él esta campaña, no hay razones para dudar a Thomas si Boston logra avanzar.

Markelle Fultz de la Universidad de Washington

¿A dónde van los Celtics?

Incluso, si creen que Thomas ha llegado a estatus de superestrella a pesar de sus limitaciones a la defensiva, eso no significa que Boston esté satisfecho y no haga más adiciones a su roster. Después de todo, estamos a un par de semanas luego de ver un ataque masivo de pánico luego que los Celtics perdieran los primeros dos encuentros de su serie en casa ante los Chicago Bulls. Nunca sabremos que tan bien hubiese funcionado el ajuste de Brad Stevens de hacer pequeños aportes si el base de Chicago Rajon Rondo hubiese mantenido su buena salud. Y, si Boston y Cleveland llegan a las finales de conferencia, seguramente eso favorecerá a los Cavaliers, incluso sin ostentar la ventaja de comenzar en casa. Los Celtics necesitan seguir mejorando su roster para así alcanzar el favoritismo en el Este.

Más allá de ello, como bien lo muestran los Golden State Warriors cuando firmaron al ex MVP Kevin Durant el verano pasado aún contando con el dos veces (y reinante) MVP Stephen Curry, el tener una superestrella no significa despreciar la oportunidad de incluir otro.

Con todo y eso, el desarrollo de Thomas podría cambiar el nivel de urgencia que tenga Boston de pagar fuertemente en lo que respecta a puestos de escogencia en el draft y actuales actores de reparto que canjear para agregar otra superestrella. Con un Thomas capaz de lidiar con semejante carga ofensiva, hay menor necesidad de la capacidad de creación que puede aportar un Butler o un George.

Quizás lo más importante es que la actuación de Thomas debería cambiar el tono de la discusión con respecto a su futuro. Le queda apenas una temporada en la ganga de contrato que firmó por cuatro años y $27 millones con los Suns y seguramente exigirá una alta suma en su próximo pacto. Se estima que su demanda será de al menos $31 millones, basado en las proyecciones de la NBA para el tope salarial de 2018-19.

Thomas tendrá 29 años cuando su contrato expire, lo cual significa que un nuevo convenio terminaría cuando tenga 34 años. Debido a su edad, y a la posibilidad que los Celtics consigan una selección entre las dos primeras en el draft de este año y se hagan de un base (que muy probablemente sea Lonzo Ball de UCLA o Markelle Fultz de la Universidad de Washington), hay una tesis que indica que Boston debería dejar que sea otro el que le pague a Thomas una vez alcance los 30 años.

Sin embargo, cada cesta que Thomas anota en los momentos cruciales hace que esa idea sea menos considerable. Si bien Ball y Fultz son prometedores, luego de un año de experiencia universitaria, aún se encuentran a años de llegar al nivel de Thomas, si es que lo pueden conseguir. Dejar ir a Thomas, incluso mediante un cambio por otra estrella de nivel, significaría dar un paso atrás en el corto plazo.
 
Afortunadamente, los Celtics no están obligados a tomar esa decisión inmediatamente. Boston puede ver como se desarrollan el draft y la agencia libre del verano, al igual que esperar a ver si Thomas puede mantener esta capacidad de desempeño en la próxima temporada. Al haber encontrado una estrella, no debe haber prisa por parte de los Celtics para desprenderse de él.

WWW.LIGAPLENITUD.COM
TOMADO DE ESPN.COM



No hay comentarios.:

LIGAPLENITUD TV

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.